Inocuidad de los alimentos y Una Salud

Los sistemas alimentarios actualmente son diversos y complejos. Estos, involucran desde la pequeña agricultura familiar a las grandes empresas multinacionales de la alimentación. Dado que, alimentarse es una de las necesidades básicas de la población humana, a nivel mundial se basa en los sistemas alimentarios locales y globales. Como el consumidor actual está expuesto a prácticas de producción de una gran diversidad de países, es que la salud de los animales de producción y de una forma primordial, la salud del ambiente en que los alimentos se producen es esencial para mantener la inocuidad de los alimentos de forma sostenible.

De acuerdo a OMS, el acceso a alimentos inocuos, nutritivos y en cantidad suficiente, es fundamental para mantener la vida y fomentar la buena salud de la población a nivel global. Los alimentos poco inocuos generan un círculo vicioso de enfermedad y malnutrición que afecta especialmente a las poblaciones más vulnerables tales como lactantes, niños pequeños, ancianos y enfermos.  De esta forma, de acuerdo a la FAO, la garantía de la inocuidad y calidad de los alimentos es imprescindible para obtener mejoras en la salud y nutrición humana, por ello es un tema fundamental en la salud pública para todos los países. El Codex Alimentarius, define Inocuidad Alimentaria como la garantía de que un alimento no causará daño al consumidor cuando el mismo sea preparado o ingerido de acuerdo con el uso a que se destine. Así, los alimentos no deben ser nocivos para los consumidores y no afectar la salud humana en el corto o mediano plazo e inclusive no afectar la salud de su descendencia. Por lo tanto, deberán estar exentos o tener un nivel aceptable de peligros (patógenos, alérgenos, sustancias tóxicas, contaminantes, fármacos, vitaminas y aditivos en exceso, elementos radioactivos, carcinogénicos, mutágenos, entre otros). Lo anterior, hace fundamental que la Inocuidad Alimentaria sea enfocada desde una visión Una Salud, de forma multisectorial y multidisciplinaria, integrando el trabajo de profesionales de salud pública, la agricultura, el ambiente, la educación, la medicina veterinaria y la fauna silvestre. Así también es importante integrar a todos los actores que participan en los diferentes eslabones de la cadena alimentaria como productores primarios, industria de alimentos, instituciones públicas, académicas y los consumidores.

Links de interés:

http://www.fao.org/home/es/

http://www.who.int/es

http://www.fao.org/fao-who-codexalimentarius/es/

http://www.iica.int/es

https://www.achipia.gob.cl/